viernes, 15 de enero de 2021

Trump se empeñó en "destruir familias" de migrantes.

Redacción Sin Fronteras
AFP migración separación familias.jpg
foto/AFP
Washington, 15 de enero .— Altos funcionarios del Departamento de Justicia durante la presidencia de Donald Trump sabían que su política fronteriza de "tolerancia cero” de 2018 resultaría en la separación de familias, pero siguieron adelante con los procesos judiciales aunque otras agencias se vieron rebasadas por el número de migrantes, de acuerdo con el informe de un órgano de control interno difundido el jueves.
El informe del inspector general del Departamento de Justicia dice que dichos funcionarios no hicieron preparativos para implementar la política ni para manejar las secuelas, lo que resultó en la separación de más de 3.000 familias y provocó daño emocional duradero a los niños que fueron separados de sus padres en la frontera. La política fue tachada como cruel por mandatarios de otros países, grupos religiosos y legisladores estadounidenses.
El entonces secretario de Justicia, Jeff Sessions, junto con otros funcionarios del gobierno de Trump, estaban empeñados en frenar la inmigración. La política de “tolerancia cero” fue una de varias que se adoptaron con el fin de desalentar la llegada de migrantes a la frontera sur. El gobierno de Trump también redujo considerablemente el número de refugiados permitidos en Estados Unidos y suspendió el asilo en la frontera mediante una combinación de decretos ejecutivos y cambios reglamentarios.
El presidente electo Joe Biden ha dicho que las restrictivas políticas migratorias de Trump son perjudiciales, pero aún se desconoce qué hará para modificar el sistema una vez que asuma el cargo. Unos 5.500 niños fueron separados de sus padres desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, y muchos de esos padres fueron deportados sin sus hijos. Algunos activistas han exhortado a Biden a que permita la reunión de esas familias en Estados Unidos.
La Unión Americana de Libertades Civiles presentó una demanda para frenar las separaciones, y un juez federal ordenó que dichas familias fueran reunidas, pero no se ha hecho con todas. El abogado Lee Gelernt, quien ha trabajado durante años en el asunto, consideró la práctica “inmoral e ilegal”.
“Como mínimo, los abogados del Departamento de Justicia debieron saber esto último”, dijo Gelernt. “Este nuevo informe muestra cuán lejos estaba dispuesto a ir el gobierno de Trump para destruir a estas familias. Justo cuando creías que el gobierno de Trump no podía caer más bajo, lo hace”.
La política de “tolerancia cero” implicaba que cualquier adulto sorprendido cruzando la frontera de manera ilegal sería enjuiciado. Como los niños no pueden estar encarcelados junto con su familia, las familias fueron separadas y los menores pasaron a custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), que se encarga de los niños no acompañados en la frontera. La política fue un desastre colosal; no se creó sistema alguno para reunir a los niños con sus familias. El órgano de control interno dijo en su informe que la política resultó en un déficit de financiación de 227 millones de dólares.
Según el informe, los altos funcionarios de la dependencia subestimaron lo difícil que sería llevar a cabo la política en el campo y no informaron a los fiscales locales ni a otros que los menores serían separados. Tampoco entendieron que los niños serían separados más que unas horas, y cuando lo descubrieron, siguieron adelante.
La política comenzó a aplicarse el 6 de abril de 2018 por una orden ejecutiva emitida sin avisar a otras agencias federales que tendrían que hacerse cargo de la medida, como el Servicio de Alguaciles Federales y el HHS. Fue suspendida el 20 de junio de 2018.
El reporte del inspector general señala que jueces, grupos activistas e incluso fiscales federales plantearon sus inquietudes sobre la política. Pero Sessions y otros creían equivocadamente que los arrestos en la frontera no resultarían en separaciones prolongadas e ignoraban lo difícil que sería reunir a las familias.
De acuerdo con notas de una teleconferencia de Sessions con fiscales federales de distritos fronterizos, el entonces secretario de Justicia dijo en parte que “necesitamos quitarles a los niños; si les preocupan los chicos, no los traigan”.
Los funcionarios del Departamento de Justicia examinaron una versión menor de la política aplicada en 2017 en el oeste de Texas, pero ignoraron preocupaciones similares planteadas por jueces y fiscales en ese entonces. Los funcionarios estaban enfocados en la actividad ilegal y no buscaron información que habría mostrado que había inquietudes sobre la separación de familias como resultado.
El informe se suma a otras investigaciones sobre la política, aumentando las pruebas de que los funcionarios del gobierno de Trump sabían que la política de tolerancia cero resultaría en la separación de familias e infligiría un trauma a los padres y niños migrantes.
De acuerdo con un informe de un órgano de control del HHS, los niños separados en la frontera, muchos ya angustiados por sus vidas en sus países de origen o por su travesía, mostraron más miedo, sentimiento de abandono y síntomas de estrés postraumático que los menores no separados. El caótico proceso de reunificación sólo aumentó su calvario.
En un correo electrónico de noviembre de 2017, un alto funcionario del HHS escribió que hubo escasez de camas para bebés como aparente resultado de las separaciones en y los alrededores de El Paso, Texas, que ocurrieron meses antes de que comenzara la aplicación de la política a nivel nacional. Otros correos electrónicos dejan entrever que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no informó a funcionarios del HHS sobre el programa piloto, aun cuando las instalaciones gubernamentales para los menores a cargo del DHS tuvieron un aumento en el número de niños separados de sus padres. Los correos electrónicos fueron dados a conocer por legisladores demócratas en un informe de octubre de 2020.
Con información de AP

Intercambio sobre migración entre equipo de Biden y gobierno de México
Redacción 
Migrantes esperan a las afueras del Instituto Nacional de Migración respuesta sobre su situación de estadía en México.
Migrantes esperan a las afueras del Instituto Nacional de Migración respuesta sobre su situación de estadía en México. Foto Cuartoscuro / Archivo
Integrantes del equipo de transición del presidente electo Joe Biden y representantes del gobierno mexicano sostuvieron una reunión sobre el tema migratorio, con los estadunidenses expresando su deseo de trabajar con México y otros socios regionales para abordar “las causas de raíz” de la migración y la importancia de promover el crecimiento económico en Centroamérica, informó el equipo de Biden en un comunicado.
Ambas partes expresaron el “compromiso compartido a los derechos humanos y la migración ordenada”.
Señalaron que este intercambio es parte de la tradición de gobiernos entrantes -como sucedió con los de Reagan, Clinton y Obama- de entrevistarse con sus socios de América del Norte exclusivamente sobre temas que surgirán después de la toma de posesión y para preparar la cooperación entre ambos países. El comunicado subrayó que este intercambio fue en seguimiento a la conversación realizada el 6 de enero entre el próximo asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan y el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

Se eleva a 205 mil los decesos por Covid-19 en Brasil.

Xinhua
En el cementerio de ‘Nossa Senhora Aparecida’, en Manaus, Amazonia, personas asisten al funeral de su familiar, fallecido por Covid-19. Foto Afp
Río de Janeiro. Brasil superó hoy miércoles los 205 mil decesos por la enfermedad del nuevo coronavirus Covid-19, tras registrar mil 274 fallecidos en las últimas 24 horas y elevar el total a 205 mil 964 muertos, informó el gobierno.
Según los datos divulgados por el Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se contabilizaron 60 mil 899 nuevos casos de la enfermedad, con lo cual la cifra se elevó a ocho millones 256 mil 536 casos positivos desde el inicio de la pandemia.
Con los datos presentados este miércoles, Brasil registró por segundo día consecutivo más de mil muertes y más de 60 mil casos de la enfermedad, luego de que el martes se reportaron mil 110 fallecidos y 64 mil 25 nuevos positivos en un día.
Brasil es uno de los países más afectados en el mundo por la pandemia: es el segundo con más muertes, apenas superado por Estados Unidos, y el tercero en número de casos por detrás de Estados Unidos e India.
El país enfrenta una segunda ola de la enfermedad, lo cual se ha traducido en un aumento de casos y muertes desde el mes de diciembre.
La semana pasada, Brasil estableció un nuevo récord de casos diarios (87 mil 843) y tuvo la segunda mayor cantidad de muertos en un día desde el inicio de la pandemia (mil 524).
El estado de Sao Paulo, el más poblado del país, es también el más afectado, con un millón 577 mil 119 casos y 48 mil 985 fallecidos, seguido de Río de Janeiro, con 469 mil 437 casos positivos y 27 mil 241 fallecidos por la Covid-19.
El número de pacientes recuperados en todo Brasil es de siete millones 316 mil 944.
En tanto, se está a la espera del inicio de la vacunación en el país, y para ello la estatal Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, el órgano regulador) deberá autorizar las solicitudes de las farmacéuticas para usar las vacunas.

Brasil registra más de 67 mil casos de Covid-19 en 24 horas
Xinhua 
En el hospital 28 de Agosto, en Manaos, estado de Amazonas hay carencia en el suministro de oxígeno para atender la segunda ola de Covid-19.
En el hospital 28 de Agosto, en Manaos, estado de Amazonas hay carencia en el suministro de oxígeno para atender la segunda ola de Covid-19. Foto Afp
Río de Janeiro. Brasil registró más de mil muertes por la enfermedad del nuevo coronavirus (Covid-19) por tercer día consecutivo, tras sufrir mil 131 muertos en las últimas 24 horas, elevando el total a 207 mil 95, informó hoy jueves el Gobierno.
Según divulgó el Ministerio de Salud, desde el miércoles se registraron 67 mil 758 nuevos casos, el tercer día seguido con más de 60 mil contagios, con lo que el total de positivos registrados en el país ascendió a ocho millones 324 mil 294.
El estado de Sao Paulo (sureste), el más poblado del país, es también el más afectado, con un millón 590 mil 829 casos y 49 mil 289 fallecidos, seguido de Río de Janeiro (sureste) con 473 mil 648 registros y 27 mil 441 fallecidos por la Covid-19.
La nación sudamericana es una de las más afectadas en el mundo por la pandemia: es la segunda con más muertes, apenas superada por Estados Unidos, y la tercera en número de casos por detrás de Estados Unidos e India.
Actualmente, el país vive una segunda ola de la enfermedad que se ha traducido en un aumento de casos y muertes desde diciembre. La semana pasada, Brasil estableció un nuevo récord de casos diarios con 87 mil 84), y tuvo la segunda mayor cantidad de óbitos en un día desde el inicio de la pandemia, con mil 524.
Según los datos de la prensa, el miércoles la media de fallecidos durante la última semana por la enfermedad era de 995 por día, un aumento del 41 por ciento en comparación con los 14 días anteriores.
Igualmente, la media de casos durante la última semana hasta el miércoles era de 54 mil 703 diarios, un 52 por ciento más que los 14 días anteriores.

Más de cien detenidos por intentona golpista; la FBI eleva alerta nacional.

Biden presenta plan de 1.9 billones para paliar la crisis
Decenas de participantes en el asalto al Capitolio estaban en la lista antiterrorista de la Oficina Federal de Investigación // Trump pasa aislado sus últimos días en la Casa Blanca
▲ El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, conversó ayer con algunos elementos de la Guardia Nacional desplegados para la vigilancia del Capitolio.Foto Ap
David Brooks.  Corresponsal
Periódico La Jornada.  Viernes 15 de enero de 2021, p. 30
Nueva York., A seis días de consolidarse la derrota electoral de Donald Trump y los republicanos en ambas cámaras del Congreso y la Casa Blanca, se anunció que hay más de 100 arrestados y 200 más bajo investigación federal por la intentona golpista de la semana pasada, y la FBI eleva la alerta nacional ante posibles protestas y ataques armados de agrupaciones derechistas en todos los estados y la capital.
Después del histórico segundo impeachment –la aprobación de cargos formales para el juicio político del presidente– que se realizó el miércoles en la Cámara de Representantes, el caso ahora se envía al Senado, que actuará como tribunal, y los senadores como jurado, para determinar la destitución del mandatario. Todo indica que esto no empezará hasta después de que Trump concluya su periodo, el 20 de enero a las 12 del día (hora local).
La investigación criminal federal de los participantes de la insurrección que fue incitada, según la acusación formal, por el presidente, ya ha llevado a 100 arrestos y a la identificación de más de 200 sospechosos, informó el director de la FBI Christopher Wray, quien advirtió a éstos: “sabemos quién eres… y agentes de la FBI están en camino para encontrarte”.
La FBI continuó informando a departamentos de policía del país acerca de mantener un elevado nivel de alerta ante la violencia de extremistas en sus comunidades durante la próxima semana, incluyendo actividades de milicias armadas y otros que desean provocar una guerra racial. Indicó que temen la posibilidad del uso de armas y explosivos.
Decenas de participantes en los disturbios en el Capitolio estaban en la lista antiterrorista de la FBI, reveló el Washington Post. Gran parte de éstos son supremacistas blancos con historiales tan peligrosos que fueron incluidos en esa lista oficial de aquellos considerados como riesgo a la seguridad. Pero la presencia de tantos en un solo lugar, señala el rotativo, ofrece otro ejemplo de los fracasos de inteligencia que se revelaron con el asalto al Capitolio.
Los legisladores ahora trabajan en un complejo legislativo ocupado por elementos de la Guardia Nacional; algo no visto desde la Guerra Civil. Algunos de los 10 diputados republicanos que votaron a favor de la acusación han sido criticados por sus colegas y están preocupados por su seguridad personal. Nuestra expectativa es que alguien podría intentar matarnos, declaró el diputado republicano Peer Miejer a la cadena MSNBC. Añadió que algunos están tomando medidas para proteger a sus familias y a sí mismos, como contratar a escoltas armadas, ante amenazas por su voto.
Delta Air Lines anunció que no aceptará armas de fuego en el equipaje en vuelos con destino a Washington desde ahora y toda la semana próxima durante las fechas de la transición presidencial.
Por su parte, el presidente electo, Joe Biden, está buscado enfocar la atención sobre las dos crisis inmediatas que enfrentará su nuevo gobierno: la pandemia y la economía. Ayer presentó un ambicioso plan de 1.9 billones de dólares, de los cuales destinará 400 mil millones a acelerar la respuesta al Covid-19, incluyendo la campaña masiva de vacunación, pruebas diagnósticas y otros programas médicos, así como asistencia y estímulos ante el severo daño económico provocado por el manejo inepto de la pandemia.
La propuesta que presentará de inmediato ante el Congreso incluye pagos mensuales directos de mil 400 dólares a estadunidenses en familias trabajadoras, incrementar el seguro de desempleo y elevar el salario mínimo federal de 7.25 a 15 dólares la hora. También busca otorgar miles de millones de dólares en apoyo a negocios y comunidades, y para gobiernos estatales, locales y tribales.
Los problemas enfrentados en el arranque del proceso masivo de vacunación son resultado de la negativa de funcionarios de Trump a consultar con el equipo entrante de Biden durante las últimas semanas, señalaron expertos. Esto, cuando el nivel de muertes diarias sigue entre 3 y 4 mil y el país está por registrar un total de 400 mil muertos (más que en cualquier conflicto bélico, con excepción de la Guerra Civil).
Persistió un silencio ominoso en la Casa Blanca con funcionarios anónimos contando a medios que el presidente pasa sus últimos días casi a solas en la parte residencial de la Casa Blanca. Se reveló que ya se está peleando con varios de sus últimos aliados y cómplices, entre ellos Rudy Giuliani, a quien no le quiere pagar los 20 mil dólares diarios que supuestamente acordaron, reportaron medios. Si te acuestas con perros te despiertas con pulgas y son 20 mil al día, declaró a The Guardian Ken Frydman, quien fue el jefe de prensa de Giuliani en los 90.
Pero eso no ha impedido que su gobierno proceda con medidas de último momento, entre ellas agregar a Cuba a la lista de países patrocinadores de terrorismo, acusar a Irán de tener vínculos con Al Qaeda, sin ninguna evidencia, y avanzar con la ejecución de prisioneros en la fila de la muerte del gobierno federal después de una moratoria de 17 años. De los 13 reos que se programó asesinar desde julio –entre ellos la primera mujer ejecutada en 70 años– sólo quedan dos cuyas muertes están programadas para anoche y el viernes, a pesar de que ambos fueron contagiados de Covid.
Festejo del equipo entrante
El presidente entrante y su equipo ya están preparando sus festejos de inauguración, a pesar de los límites impuestos no sólo por las medidas de salud por la pandemia, sino por las amenazas de los leales de quien pronto será su antecesor. Lady Gaga cantará el himno nacional en la toma de posesión de Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, reveló Variety. Jennifer López también participará en el acto, junto con la primera poeta nacional juvenil Amanda Gorman, entre otros,
Como parte de los festejos, también se trasmitirá de manera digital un concierto el próximo domingo en el cual participarán Carole King, James Taylor, Ben Harper y AJR.
Entre otros actos inaugurales del 20 de enero se tienen planeados un desfile virtual y un programa especial de televisión conducido por el actor Tom Hanks.
Pero aunque muchos festejarán el fin de Trump, diversos sectores progresistas ya están movilizando a sus fuerzas para presionar al gobierno entrante a cumplir con su retórica de atender temas urgentes como el desempleo, el acceso a servicios de salud, la alimentación y cambios inmediatos en la política migratoria, así como abordar la violencia racista sistémica que ahora amenaza la estabilidad del país.
Todos, sin excepción, expresan que la llegada de Biden a la Casa Blanca no resuelve los graves problemas expuestos por la crisis política, económica y de salud sin precedente que enfrenta el país. Por lo tanto, afirman en una infinidad de intensos foros de información y organización y en los medios, que el reto ahora es obligar al nuevo gobierno no sólo a regresar a la normalidad pre-Trump, sino a enfrentar las causas profundas y de larga historia que llevaron a Trump y las crisis que eso detonó.

Donald Trump, ¿qué presagia el asalto al Capitolio?

Francisco Colmenares *
El asalto al Capitolio fue un acto de ruptura del orden institucional, un ataque putschista del Poder Ejecutivo contra el Poder Legislativo de Estados Unidos. Donald Trump concluye su gestión presidencial, congruente como empezó, con violencia, desprecio a los códigos legales dominantes, soberbia, prepotencia y berrinches, ¡muchos berrinches! Su arenga a un puñado de simpatizantes para que se dirigieran a la sede del Legislativo, cuando ahí sesionaba el Consejo Electoral, impulsó a éstos a asaltarlo con violencia, con saldo de cinco personas muertas, decenas de heridos y el desalojo, en medio del temor, de los congresistas, incluyendo al vicepresidente Mike Pence y la líder demócrata Nancy Pelosi.
Trump los incitó a respaldar y presionar a los legisladores republicanos y a Mike Pence a descarrilar la certificación del sufragio del Colegio Electoral que se reunía para validar, finalmente, el triunfo electoral de Joe Biden. Fue un acto teatral de alcance mediático, tanto por el tipo y vestimenta de los manifestantes, como por los desmanes que realizaron al interior del Capitolio; como atestiguan sus propias selfies al fotografiarse sentados en la silla de la presidencia del Congreso o en la oficina de la líder del Partido Demócrata. En nada comparable a una tentativa de golpe de Estado.
Su ambición de poder, el refrendo del voto de sus simpatizantes y, probablemente, los disturbios mentales como secuela de su contagio de Covid-19, nublaron la mente de Trump impidiéndole aceptar que su contrincante, Biden, había ganado con amplio margen. ¿Cómo reconocer que perdió si incrementó sus votos en 18 por ciento respecto a los sufragios que obtuvo en la contienda anterior con Hilary Clinton? En efecto, de 62 millones 985 mil votos ciudadanos en 2016 obtuvo 74 millones 223 mil en 2020. Haber logrado el refrendo de sus votantes y ganar nuevos adeptos lo cegó para mirar que Biden triunfó con 81 millones 282 mil votos ciudadanos y 306 votos electorales; y, por tanto, el candidato demócrata lo superaba en 9.5 por ciento en votos ciudadanos y 32 por ciento en electorales.
Hoy, los halcones reales, posicionados en el aparato estatal, militar y financiero, se deslindan de Trump para permanecer y ganar tiempo. Al igual que Facebook, Twitter y YouTube, que apoyaron y fueron plataformas de excelencia, proporcionándole información de sus suscriptores para sus dos campañas electorales y durante todo su gobierno, hasta el último conteo de votos de la elección presidencial que perdió.
Colocar un tapabocas al todavía presidente de Estados Unidos, revela el Frankenstein mediático surgido como pilar y ariete del gobierno mundial que el capital financiero está imponiendo desde la década de los 80 y los recursos que utilizan para dominar el mundo. Donald Trump, antes de postularse y ganar la presidencia en la contienda con Hilary Clinton, era un empresario inmobiliario en hoteles, casinos y campos de golf, enriquecido en mucho por su sagacidad en la evasión de impuestos y en el éxito como conductor del reality show El Aprendiz. Logró que su utopía de Make America Great Again, la persecución feroz hacia los inmigrantes, su cinismo, racismo y, paradójicamente, su trato misógino y su política guerrera en el exterior fuera apoyada por millones de estadunidenses.
Trump, no enfrentó voto de castigo de sus electores republicanos, por el contrario, aumentó su votación en 11 millones 238 mil, 432 votos. Perdió porque en esta elección salió a votar una mayoría de estadunidenses, negros, latinos y trabajadores que vivieron y enfrentaron con decepción la incumplida oferta de reindustrialización, su fallida guerra comercial con China, el desempleo, la pérdida de protección de los servicios de salud, la represión, la violación de los derechos humanos y la mayor ola de contagios y muerte por Covid-19 a escala mundial.
Estados Unidos enfrenta una realidad económica, política, social, ambiental y moral de posguerra. La revancha y marcar la agenda al próximo gobernante, Joe Biden, es la intención de los actos y decisiones del real poder imperial; aprovechando, hasta el último minuto, la permanencia de Trump en la Casa Blanca. El asalto sangriento al Capitolio, el Día de Reyes Magos, permanecerá en la memoria y en la historia de Estados Unidos y del mundo. Make America Great Again podría resurgir en los actos de gobierno de Joe Biden, en el marco del confinamiento impuesto por la pandemia del Covid-19, si el pueblo de Estados Unidos y de cada país no logran imponer un rumbo distinto, derrotando los nuevos mecanismos de dominación, agresión y violencia imperial.
* Autor de Despojo, resistencia y corrupción. México en los ciclos del precio del petróleo. Ed. Plaza y Valdés, México, 2019

La tolerancia cero que impuso Trump en materia migratoria rebasó a su gobierno.

No supo manejar las consecuencias: Departamento de Justicia
Guatemala advierte que impedirá el paso a caravana que busca llegar a EU
▲ Grupo de migrantes se prepara en la ciudad hondureña de San Pedro Sula para partir en la primera caravana del año que intentará llegar a Estados Unidos.Foto Afp
Ap y Reuters
Periódico La Jornada
Viernes 15 de enero de 2021, p. 31
Washington. Los líderes del Departamento de Justicia durante la administración del presidente Donald Trump sabían que su política fronteriza de tolerancia cero separaría a familias, pero siguieron adelante con los procesos judiciales, incluso cuando otras agencias se saturaron de migrantes, de acuerdo con un informe del organismo de control del gobierno.
El informe del inspector general del Departamento de Justicia encontró que el liderazgo no se preparó para implementar la política o manejar las consecuencias, lo que resultó en más de 3 mil separaciones familiares y causó un daño emocional duradero a los niños que fueron separados de sus padres en la frontera.
La política fue criticada y considerada cruel por líderes mundiales, grupos religiosos y legisladores en Estados Unidos.
El entonces secretario de Justicia, Jeff Sessions, junto con otros funcionarios de la administración Trump, estaban empeñados en detener el arribo de migrantes. La tolerancia cero fue una de varias políticas cada vez más restrictivas destinadas a disuadir el arribo de migrantes a la frontera sur de Estados Unidos. La administración saliente también redujo en mucho la cantidad de refugiados que recibía. Prácticamente detuvo los asilos en la frontera por medio de órdenes ejecutivas y cambios en las regulaciones.
El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, quien asumirá el cargo el día 20, ha criticado las políticas restrictivas de migración de Trump, pero aún no está claro cómo modificará el sistema.
La política de tolerancia cero significaba que cualquier adulto que cruzara la frontera sin documentos fuera procesado y, como los niños no pueden ser encarcelados con sus familiares, los menores fueron arrebatados de sus padres y puestos bajo custodia de los Servicios Humanos y de Salud. Pero no había ningún sistema diseñado para volver a reunir a los menores con sus familias. El informe del organismo de control encontró que esto condujo a un déficit de financiamiento de 227 millones de dólares.
Según el informe, los líderes del departamento subestimaron lo difícil que sería aplicar dicha política y no informaron a los fiscales locales y otras personas que los niños serían separados y, pese a ello, continuaron separando a las familias y llevando a los menores a sitios que en la mayoría de los casos no fueron habilitados como albergues infantiles.
En tanto, Guatemala se preparaba para impedir el paso de cientos de migrantes centroamericanos, cuya caravana saldrá en breve de San Pedro Sula, Honduras, y que pretenden llegar a Estados Unidos, tras otorgar al ejército y a la policía poderes para usar la fuerza.
De acuerdo con un decreto publicado ayer, las fuerzas de seguridad podrán disolver, hasta finales de enero, toda reunión, grupo o manifestación pública e impedir la salida de las poblaciones o, en su caso, someterlos a registro en siete de los 22 departamentos del país que forman parte de la ruta habitual de las caravanas migrantes.

Con Biden habrá más revoluciones de color en AL
Raúl Zibechi
Las formas cambian, pero el fondo sigue siendo el mismo. En vez del muro, las restricciones a los inmigrantes y el discurso ultra de Donald Trump, vendrán las declaraciones correctas sobre la democracia, las mujeres y los afrodescendientes de Joe Biden. En vez del militarismo descarnado, las revoluciones de color ideadas por la Open Society de Soros para promover cambios de régimen que favorezcan sus intereses.
La pista la dio Thomas Shannon el primero de enero en una carta abierta en medios brasileños. Shannon fue embajador de Estados Unidos en Brasil en el gobierno de Obama y había sido subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental con George W. Bush.
La carta de Shannon titulada La delicada verdad sobre una vieja alianza fue publicada en la revista Crusoé (https://bit.ly/2LLldiB), que funge como periodismo independiente, antibolsonarista ahora, pero cuyos fundadores jugaron un papel destacado en el proceso contra Lula que desembocó en su reclusión y en la destitución de Dilma Rousseff, operando entonces desde el influyente sitio El Antagonista (oantagonista.com).
Shannon comienza su carta asegurando que la relación entre Brasil y Estados Unidos es una de las piezas fundamentales de la diplomacia en el siglo XXI. Repasa luego las similitudes entre sus sociedades, para rematar que el presidente electo (Biden) conoce bien Brasil y América Latina, asegurando que ningún presidente estadunidense comenzó su mandato con tal conocimiento y experiencia en la región.
En la segunda parte de su misiva, Shannon emprende un feroz ataque al gobierno de Jair Bolsonaro, porque ha hecho casi todo lo posible para complicar la transición en la relación bilateral, al expresar su preferencia por Trump en las recientes elecciones y por haber criticado a Biden, quien pidió en un debate una acción más enérgica de Brasilia contra la deforestación.
Para Shannon es inadmisible que Bolsonaro haya repetido las infundadas acusaciones de fraude del presidente Trump en los comicios estadunidenses, ya que lo interpreta como un ataque a la democracia de Estados Unidos y al futuro gobierno de Biden.
Pero lo más grave empieza después. Shannon le dice al gobierno lo que debe hacer en tres aspectos (la pandemia, el cambio climático y la posición ante China respecto a las redes 5G) y luego amenaza. Es algo que no se perdonará fácilmente ni se olvidará, remata el diplomático.
Algunos podrán alegrarse, incluso en la izquierda, de que el nuevo gobierno de Estados Unidos le baje el pulgar a Bolsonaro. Por mi parte, tanto el silencio del Partido de los Trabajadores de Brasil como del propio Lula, muestran las dificultades de la izquierda frente al viraje en curso en la Casa Blanca.
No se trata de Jair Bolsonaro, sino de nuestros países, de la soberanía de las naciones. El presidente de Brasil debe ser condenado y apartado por su propio pueblo. Ha hecho todos los méritos para que la sociedad se movilice para destituirlo. Pero que desde el imperio amenacen con nuevas revoluciones de color, es una pésima noticia. Podrán atacar ahora gobiernos de ultraderecha, pero seguirán con todo lo que se les ponga en su camino, sea conservador o progresista.
La operación de derribar a Bolsonaro cuenta ya con un considerable apoyo mediático e institucional. La Orden de Abogados de Brasil, que jugó sucio contra Lula y pidió la destitución de Dilma (https://bbc.in/3soJjAA), está promoviendo ahora la destitución de Bolsonaro. Su presidente, Felipe Santa Cruz, declaró que el ritmo del proceso será dictado por presión de las calles, llamando, de hecho, a la movilización popular (https://bit.ly/3q5ntQS).
Para la derecha democrática, ésa que apuesta a la defensa del medio ambiente con medidas cosméticas, que engalana el gabinete de Biden con mujeres y afrodescendientes, pero sigue sosteniendo la violencia policial/patriarcal, llegó el momento de ponerle freno a la ultraderecha. Los bolsonaristas hicieron el trabajo sucio contra la izquierda, pero ya no le son útiles. Igual que Trump.
Para comprender este viraje basta con recordar las guerras centroamericanas, donde el Pentágono apoyó primero los genocidios militares para luego promover opciones centristas, como las democracias cristianas, para recomponer el escenario ante el fuerte desgaste de los golpistas de Guatemala y El Salvador.
Si el mandato de Trump fue abominable, el de Biden no lo será menos. Recordemos la guerra en Siria, la liquidación de la primavera árabe y la invasión de Libia, promovidas y gestionadas por el equipo que ahora retorna a la Casa Blanca.
En América Latina, las destituciones ilegítimas (golpes dicen otros) de Manuel Zelaya (2009), de Fernando Lugo (2012) y de Dilma Rousseff (2016), se produjeron bajo el gobierno progre de Barack Obama (2009-2017). No olvidemos a Trump. Pero tampoco que, de la mano de Biden, retornan personajes nefastos como Victoria Nuland, organizadora del golpe y la posterior guerra en Ucrania.

Endurece Francia medidas para viajeros e impone toque de queda nacional.

AFP
En Marsella, al sur de Francia, el 14 de enero de 2021. Foto Ap
París. Francia exigirá una prueba negativa de Covid-19 a todos los viajeros externos a la Unión Europea e impondrá un toque de queda nacional a las 18 horas, pero el gobierno descartó este jueves un nuevo confinamiento.
"Vamos a endurecer las condiciones de entrada en el país y reforzar los controles fronterizos" para "evitar" que la cepa variante del virus "se extienda", anunció el primer ministro francés, Jean Castex, en conferencia de prensa.
A partir del lunes, todos los viajeros que deseen venir a Francia desde fuera de la UE "tendrán que presentar una prueba negativa para subir a un avión o a un barco", dijo.
Estas personas también tendrán que "comprometerse solemnemente a aislarse durante siete días una vez que lleguen a Francia, y luego volver a hacerse una segunda prueba", agregó.
Francia ya exigía una prueba negativa a la salida a los viajeros procedentes del Reino Unido, donde circula activamente una variante del virus altamente contagiosa.
Las personas que no puedan someterse a una prueba en su país de origen, tendrán la opción de someterse a una a su llegada a Francia y se verán obligados "a aislarse durante 7 días en un hotel designado por el Estado".
Para los viajes desde un país de la UE, "y en particular de países como Irlanda o Dinamarca que se enfrentan a una difícil situación epidémica", "los ministros trabajarán en la elaboración de un marco de coordinación con vistas al próximo Consejo Europeo del 21 de enero", apuntó Castex.
"Este marco deberá prever, evidentemente, excepciones relativas a los trabajadores fronterizos, los transportistas por carretera o los agentes de las empresas de transporte", con "protocolos sanitarios específicos", señaló.
¿Nuevo confinamiento?
Paralelamente, para intentar contener los contagios, el gobierno impondrá un toque de queda nacional desde las 18H00, a partir del sábado y durante al menos 15 días.
"Salvo excepciones vinculadas a las misiones de servicio público, todos los lugares, tiendas o servicios que reciban al público cerrarán a las 18 horas", señaló Castex. Aunque los comercios sí están abiertos, los restaurantes, bares, museos y cines están cerrados desde hace más de dos meses.
La mayor parte de los franceses estaban ya sujetos a un toque de queda entre las 20H00 y las 06H00, impuesto a mediados de diciembre, cuando se levantó el segundo confinamiento nacional.
Y, en 25 departamentos, sobre todo del este y del sureste, particularmente golpeados por la pandemia, sus habitantes ya debían recogerse en sus hogares desde las 18 horas.
"Según los datos disponibles hasta la fecha, parece que esta medida es eficaz en términos de salud: en los 15 primeros departamentos donde se aplicó el toque de queda a las 18 horas horas del 2 de enero, el aumento del número de nuevos casos es 2 o 3 veces menor que en otros departamentos", argumentó Castex.
Aunque descartó por el momento un nuevo confinamiento domiciliario para los 67 millones de habitantes, Castex advirtió que no dudaría en tomar esta decisión en caso de "una degradación fuerte de la situación".
Francia registró el miércoles alrededor de 23 mil nuevos casos de Covid-19, una cifra muy por encima de los 5 mil casos establecido por el gobierno para levantar las restricciones.
Más de 69 mil personas han muerto por covid-19 en Francia desde marzo pasado.

Prohíbe Reino Unido vuelos desde Sudamérica y Portugal
Reuters 
En el aeropuerto de Heathrow, en Londres. Foto Afp / Archivo
Londres. Reino Unido prohibirá la llegada de vuelos provenientes de todos los países de Sudamérica y Portugal por las preocupaciones sobre una nueva variante del coronavirus, informó el jueves el secretario de Estado de Transporte, Grant Shapps.
"He tomado la decisión urgente de prohibir las llegadas desde Argentina, Brasil, Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela -a partir de mañana, 15 de enero a las 4 am (04 horas GMT) tras evidencia de una nueva variante en Brasil", escribió Shapps en Twitter.
Portugal también fue incluido en la lista de prohibición de vuelos debido a los estrechos vínculos de viaje con Brasil, destacó. Los trabajadores que transporten bienes esenciales desde Portugal estarían exentos.
Shapps dijo que las nuevas medidas no se aplicarán a los ciudadanos británicos e irlandeses ni a los ciudadanos de terceros países con residencia, pero los pasajeros que regresen desde esos destinos deben aislarse durante 10 días.
El domingo, Japón dijo que la variante se había detectado en cuatro viajeros provenientes del estado brasileño de Amazonas. Comparte algunas características con las variantes de Reino Unido y Sudáfrica que se cree que son más transmisibles que lo normal.
En diciembre, Brasil suspendió los vuelos desde Reino Unido debido a la aparición de la variante británica del coronavirus.