miércoles, 25 de noviembre de 2020

Trump afirma que jamás aceptará que ganó Biden.

El demócrata acumula 306 votos del Colegio Electoral
David Brooks.  Corresponsal
▲ Mientras Pensilvania, Nevada y Minnesota se sumaron a la lista de estados que certificaron el triunfo del demócrata, el magnate insistió en que hubo gran fraude y su cuerpo de abogados mantiene acusaciones, sin evidencias, de votos fantasmas. En tanto, el presidente electo, al presentar ayer a sus designados en política exterior y seguridad nacional, aseguró que Estados Unidos está de regreso y que su equipo restaurará el liderazgo global y moral de su país. Foto Ap
Periódico La Jornada.  Miércoles 25 de noviembre de 2020, p. 32
Nueva York. El presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris continuaron ayer su camino a la Casa Blanca, adonde llegarán el 20 de enero, aunque el ocupante actual insiste en que nunca concederá esta elección, un día después de haber cedido el paso a la transición.
Tres estados claves, Pensilvania, Nevada y Minnesotta, certificaron los resultados de los comicios presidenciales dando el triunfo a Biden en cada entidad, cerrando cada vez más la puerta a la estrategia de Trump de frenar el proceso electoral.
Biden ha ganado 306 votos electorales por 232 de Trump. Se requieren 270 para la victoria; a la vez, el demócrata superó ayer 80 millones de votos, cifra jamás alcanzada por un candidato presidencial en la historia del país. El Colegio Electoral sesionará a mediados de diciembre y proclamará de manera oficial a Biden presidente electo.
El magnate insiste en que hubo un megafraude y su equipo de abogados, encabezado por el cada vez más enloquecido Rudy Giuliani, mantienen sus acusaciones de conspiración, irregularidades y votos fantasmas, sin presentar evidencia. A tres semanas de la elección que perdió, Trump afirmó en un tuit que jamás reconocerá el triunfo de Biden.
Sin embargo, día tras día Trump se vuelve más irrelevante; algo que es inaguantable para quien requiere toda la atención, todo el tiempo.
El proceso de transición, oficial desde el pasado lunes, se aceleró ayer con las agencias de inteligencia iniciando sus sesiones informativas con el presidente electo, por primera vez, mientras el equipo de transición ya se ha comunicado con cada agencia federal, y se llevaron a cabo reuniones iniciales para proceder con el cambio de Ejecutivo.
Kamala Harris, primera mujer y primera persona de color en ocupar la vicepresidencia, elogió ayer al gabinete en formación de su gobierno al introducir a seis integrantes encargados de política exterior y seguridad, señalando que será un gabinete que se parece a Estados Unidos por su diversidad. (https://www.jornada.com.mx/2020/11 /24/mundo/031n2mun).
De hecho, ese gabinete en formación incluye a Avril Haines, primera mujer en ser directora de inteligencia nacional, y a Alejandro Mayorkas, primer inmigrante y latino en ser secretario de Seguridad Interna.
Mayorkas declaró ayer que promoverá nuestra historia orgullosa como un país de bienvenida, contrastando de inmediato con la política antimigrante del gobierno de Trump.
La noticia de que Janet Yellen, ex presidenta de la Reserva Federal, promotora de la intervención gubernamental en la economía, economista laboral con una amplia carrera académica, será la primera mujer en ser secretaria de Tesoro en los 231 años de esa dependencia, fue celebrada tanto por el sector financiero como por economistas que elogiaron su manejo de la recesión en 2007-2009.
Wall Street festejó tanto la estabilidad prometida con la transición presidencial oficialmente en proceso, el anuncio del próximo nombramiento de Yellen (y el hecho que ella favorece estímulos económicos) como noticias positivas sobre vacunas anti-Covid, con un alza a niveles récord.
Trump –quien había advertido que los mercados bursátiles se desplomarían si perdía la elección– apareció de pronto en la sala de prensa de la Casa Blanca por un minuto, sólo para darse el crédito por el auge en la Bolsa de Valores, y sin responder a una sola pregunta de los periodistas. Aparentemente no le habían informado que parte de esa alza fue justo por el hecho de que ya se va.
En su primera entrevista desde la elección, Biden dijo a NBC News que su presidencia no será un tercer periodo de Obama, a quien acompañó como vicepresidente. Subrayó: enfrentamos un mundo totalmente diferente al de esa presidencia, indicando que la administración de Trump cambió el panorama.
Mientras, líderes progresistas afirman que no descansarán, ya que ahora lo más urgente es hacer que Biden y su equipo cumplan con atender las necesidades urgentes de los más vulnerables. “Con el gánster neofascista Trump rumbo a su salida… tenemos que asegurar que la gente pobre y trabajadora no sea sacrificada una vez más para las ganancias de Wall Street y las guerras del Pentágono en el gobierno de Biden y Harris, sin importar de qué color o género sean sus funcionarios”, advirtió el reconocido filósofo y crítico social Cornel West.

Trump dobla las manos.

Tras 20 días de la jornada electoral del 3 de noviembre y más de dos semanas después de que Joe Biden reuniera los votos del Colegio Electoral necesarios para ganar los comicios, el presidente Donald Trump instruyó el lunes a la Administración General de Servicios (GSA, por su sigla en inglés) que diera los pasos necesarios para proceder con la transición. Con esto, el equipo del demócrata podrá acceder a fondos federales, así como a información de seguridad nacional, de inteligencia y referente al manejo de la pandemia de Covid-19.
Sin embargo, al mismo tiempo que dio inicio formal al traspaso de poder, el magnate insistió en su negativa de reconocer su derrota en las urnas y aseguró que nuestro caso continúa firmemente, mantendremos la buena lucha (por revertir los resultados electorales) y creo que prevaleceremos.
El anuncio refleja el grave desgaste del gabinete, del multitudinario equipo jurídico contratado a expensas de las arcas públicas para obtener en tribunales lo que no concedieron los ciudadanos, y el mismo Trump, ante una prolongada serie de reveses judiciales. La certificación de los resultados en Michigan el lunes, y la perspectiva de que Pensilvania certificara los suyos ayer –como en efecto ocurrió– cerraron toda posibilidad de revertir la derrota y obligaron a pasar a una nueva fase en los esfuerzos del mandatario para descarrilar el proceso electoral. Asimismo, el reconocimiento del ex vicepresidente como ganador aparente muestra la cada día mayor presión dentro del Partido Republicano para que su líder abandone una estrategia tan ruinosa como impresentable.
El lunes, más de 160 dirigentes empresariales exigieron en una carta abierta a la titular de la GSA, Emily Murphy, que reconociera el triunfo de Biden, mientras un centenar de ex funcionarios republicanos de seguridad nacional e inteligencia denunciaron que la negativa de Trump a aceptar su derrota y permitir una transición pacífica y ordenada constituye un asalto antidemocrático a la integridad de la elección presidencial.
La combinación de los factores anteriores supuso un costo político que ya excedía cualquier beneficio que pudiera reportarle al magnate el empecinamiento en sostener el disparate de su triunfo. Con todo, es un hecho que las tres semanas de resistencia ante la realidad fortalecieron la imagen de hombre duro e inflexible que resulta tan atractiva a sus seguidores y que, junto a los casi 74 millones de votos obtenidos (casi 10 millones más que en 2016), ha amasado un capital político temible que lo convierte en probable abanderado del sector más reaccionario, racista y resentido de la población estadunidense.
Para esta amplia franja de la ciudadanía no existe ninguna duda: su líder ganó los comicios y los resultados oficiales son producto de un colosal fraude urdido por los demócratas en connivencia con poderes comunistas, cualquiera sea el significado que a ello le den Trump y sus seguidores.
Pase lo que pase en las próximas semanas, la irresponsabilidad extrema del mandatario saliente ya causó un severo deterioro a la credibilidad institucional de Estados Unidos, lo que obligará a Biden a lidiar no sólo con los grandes temas de su propia agenda, sino con sectores reacios a reconocer su victoria, dentro de los cuales hay grupos potencialmente violentos y desestabilizadores.
En suma, el veterano político demócrata tiene ante sí una tarea muy delicada de reconstrucción de la institucionalidad y la confianza, no sólo en territorio estadunidense, sino también en el frente exterior, donde Trump le entregará el caos resultante de cuatro años de destrucción del delicado equilibrio de alianzas.
En este ámbito, no es reconfortante para el resto del mundo, y en particular para América Latina, que incluso antes de tomar el mando de la superpotencia Biden haya reivindicado el liderazgo global que su país se ha arrogado en forma unilateral y arbitraria y que históricamente se ha traducido en las peores prácticas imperialistas y en enormes cuotas de sufrimiento para millones de personas en todo el mundo.

Bajo la lupa.

Gran Bretaña permuta su post-Brexit por la geopolítica del Indo-Pacífico
Alfredo Jalife-Rahme
▲ Manifestantes pro Unión Europea y anti-Brexit protestan frente al Parlamento en Londres, el 13 de noviembre de 2018.Foto Afp
Si nos basamos en el célebre memorando Crowe que enuncia Kissinger en su libro On China –que desembocó en las dos guerras mundiales que instigó Gran Bretaña (GB) contra Alemania–, su salida de la Unión Europea (UE) mediante el Brexit se debe en gran medida a su rezagado desempeño geoeconómico ante Alemania que la vuelve a superar en más de un siglo. A GB le fascina liderar por lo que ya no tiene más cabida en una UE controlada por Alemania y Francia, sus añejos adversarios.
Ante el doble estrepitoso fracaso tanto de la dupla Obama/Hillary –presuntos instrumentos británicos de la banca Rothschild y su peón Soros– como de Trump, para descarrilar a China y sabotear la asociación estratégica de Moscú con Pekín, GB opta por una nueva geopolítica: incorporarse al concepto geoestratégico Indo-Pacífico.
Trump y Biden tienen el mismo objetivo hegemónico de EU, pero con diferentes métodos mercadotécnicos: dos caras de la misma moneda irrendentista de EU que elaboran los reportes del Pentágono que define a Rusia y China como “competidores (https://bit.ly/2UXS8Sx)”.
Ekaternina Blinova (EB), del influyente portal Sputnik, desmenuza la nueva geopolítica post-Brexit de GB en la región “Indo-Pacífico (https://bit.ly/2V03ANI)”, con base en un reporte del think tank británico conservador Policy Exchange (https://bit.ly/3fzC6aX).
El primer conservador británico, Boris Johnson, de los primeros en arrojar a Trump debajo del autobús, pretende regresar a GB como la reina imperial de los mares mediante una azorante inversión para los próximos 30 años de 32 mil millones de dólares con el fin de restaurar a la Royal Navy como la “más poderosa fuerza marítima de Europa ( Telegraph, 18/11/20)”. Su centralidad radica en que GB debe tener un mayor papel en la región Indo-Pacífico y en la necesidad de aliarse con EU para confrontar el ascenso de China. Su estrategia contempla la membresía de GB a los acuerdos de libre comercio en el Indo-Pacífico, específicamente a la agrupación TPP de la que se salió Trump (https://bit.ly/3pYhoX5), a la que quizá regrese Biden y vincularía a GB a más de 13 por ciento del PIB global como el tercer bloque comercial más grande del planeta. GB explotaría su expertise financierista volteando a ver de nuevo a Oriente y diversificando sus relaciones comerciales.
GB irrumpe sin ser un país de la región Asia-Pacífico, como lo son las otras tres entidades anglosajonas de EU/Australia/Nueva Zelanda. No es gratuito que el reporte de Policy Exchange haya sido divulgado siete días después al impactante anuncio del 15-RCEP (https://bit.ly/3nQqQKg), cuya columna vertebral lo constituye la trilateralidad de tres potencias geoeconómicas del noreste asiático: China/Japón/Sudcorea (https://bit.ly/2UWS4Th). En el más depurado estilo de la piratería británica, el reporte no oculta que la centralidad de la nueva estrategia de GB contará con la cobertura nuclear para su comercio asiático –como vulgar calca de las dos guerras del opio que le propinó a Pekín (1839-42 y 1856-60)– cuando el año entrante zarpe en el Indo-Pacífico su nuevo portaaviones HMS Queen Elizabeth, que Johnson califica como el más ambicioso despliegue militar de GB en dos décadas.
No hay comercio que valga sin blindaje nuclear. GB atraviesa de nuevo el Canal de Suez de donde se había retirado en 1968, cuando se consagró más a la financiarización de las plazas de Singapur y Hong Kong que le redituaban mucho más.
La dupla anglosajona de EU y GB suele operar como si no tuviera adversarios en frente y como si China y Rusia estuvieran mancos, pero tampoco comen lumbre a sabiendas de los revires o las represalias de Pekín con quien GB tiene lazos financieros (sic) significativos, aunque no dependa tanto como Australia del mercado chino.
Ante ese factible escenario, GB sopesa qué tanto su apoyo a la coalición anti-China sea de carácter simbólico (sic) cuando su desenlace dependerá primordialmente de las consideraciones geopolíticas cambiantes (sic). ¡Así ha operado siempre la pérfida Albión!
www.alfredojalife.com            Facebook: AlfredoJalife
Vk: alfredojalifeoficial
https://www.youtube.com/channel /UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw? view_as=subscriber

Más de un millón 397 mil muertos por Covid-19 en el mundo.

Afp | martes, 24 nov 2020
La pandemia del nuevo coronavirus acumula más de 59.1 millones de casos en todo el mundo tras sumar en las últimas 24 horas más de 519 mil contagios y más de 8 mil 200 muertos, según el balance publicado este martes por la Universidad Johns Hopkins. Así, la cifra global de fallecidos se sitúa en un millón 396 mil 673, mientras que más de 37.9 millones de personas lograron superar la enfermedad en todo el mundo. (Fuente: EP/DPA/EBS/Ruptly/Stringr)
París. La pandemia de nuevo coronavirus ha provocado al menos un millón 397 mil 322 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre, según un balance establecido por AFP este martes a las 11 horas GMT en base a fuentes oficiales.
Desde el comienzo de la epidemia más de 59 millones 256 mil 310 personas contrajeron la enfermedad. De ellas al menos 37 millones 691 mil 800 se recuperaron, según las autoridades.
Esta cifra de casos positivos solo refleja una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para diagnosticar, ya que algunos solo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización y en gran cantidad de países pobres la capacidad de testeo es limitada.
El lunes se registraron en el mundo 7 mil 896 nuevas muertes y 593 mil 934 contagios. Los países que más fallecidos registraron según los últimos balances oficiales son Estados Unidos con 835, Italia (630) y Polonia (540).
La cantidad de muertos en Estados Unidos asciende a 257 mil 707 con 12 millones 421 mil 216 contagios. Las autoridades consideran que 4 millones 633 mil 600 personas sanaron.
Después de Estados Unidos, los países con más víctimas mortales son Brasil, con 169 mil 485 muertos y 6 millones 87 mil 608 casos, India, con 134 mil 218 muertos (9 millones 177 mil 840 casos), México, con 101 mil 926 muertos (un millón 49 mil 358 casos), y Reino Unido, con 55 mil 230 muertos (un millón 527 mil 495 casos).
Entre los países más golpeados, Bélgica registra la mayor tasa de mortalidad, con 136 decesos por cada 100 mil habitantes, seguido de Perú (108), España (92) e Italia (83).
China, sin tener en cuenta los territorios de Hong Kong y Macao, registró un total de 86 mil 464 personas contagiadas, de las que 4 mil 634 murieron y 81 mil 508 sanaron totalmente.
El martes a las 11 horas GMT y desde el comienzo de la epidemia, América Latina y el Caribe sumaba 435 mil 916 fallecidos (12 millones 523 mil 367 contagios), Europa 377 mil 263 (16 millones 657 mil 311), Estados Unidos y Canadá 269 mil 201 (12 millones 755 mil 21), Asia 189 mil 142 (11 millones 975 mil 641), Medio Oriente 74 mil 880 (3 millones 160 mil 744), África 49 mil 979 (2 millones 154 mil 39), y Oceanía 941 (30 mil 196).
Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de AFP y con informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Debido a correcciones de las autoridades o la publicación tardía de los datos, el aumento de las cifras publicadas en 24 horas puede no encajar exactamente con los números del día anterior.

Reporta la Ssa 10,794 casos en un día; la mayor cifra desde marzo
Laura Poy Solano
Periódico La Jornada.  Miércoles 25 de noviembre de 2020, p. 4
La Secretaría de Salud (Ssa) dio a conocer ayer que los casos de Covid-19 confirmados por laboratorio se incrementaron en 10 mil 794, lo que representa la cifra más alta dada a conocer hasta la fecha en los reportes técnicos diarios sobre el comportamiento de la enfermedad en el país, con lo que el acumulado nacional sube a un millón 60 mil 152.
Los decesos también aumentaron, con 813 confirmados por laboratorio, para un registro total de 102 mil 739 por el nuevo coronavirus desde el pasado 18 de marzo, cuando se reportó el primer deceso.
En tanto, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, afirmó que en relación con un posible inicio del proceso de vacunación contra el Covid-19 en diciembre próximo, vamos por buen camino, pero hay que tener claridad del tiempo que se llevan las cosas. Señaló que una cosa es la velocidad que puedan tener los trámites, y que éstos sean expeditos, y otra los procedimientos técnicos para verificar la evidencia sobre la calidad, seguridad y eficacia de los biológicos.
Informó que la tarde de ayer se reunió nuevamente con representantes del laboratorio Pfizer para conocer sus avances en el proceso de obtención del registro sanitario de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y de su preparación logística.
Vamos por buen camino, pero no sabemos aún cuál será el resultado. El laboratorio informó que el pasado 20 de noviembre presentó su solicitud a la FDA, y tiene como expectativa que el 10 de diciembre obtendrá la respuesta, expuso.
Sin embargo, aclaró que son varios escenarios los que se pueden presentar: que diga que la vacuna es segura, eficaz y de calidad, y la apruebe, o que considere que hace falta algún elemento, que no es convincente y que aún no está lista para dar la autorización sanitaria, lo que también significarían escenarios distintos para México, por lo que pidió no cantar victoria anticipadamente, sino tener una postura mesurada y amparada en los conocimientos técnicos de las cosas.
En tanto, José Luis Alomía, director general de Epidemiología, señaló que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDre) está en la fase de compra y distribución de pruebas diagnósticas capaces de detectar en un mismo procedimiento el virus que causa el Covid-19 y el de la influenza.
Indicó que se distribuirán en toda la red pública de laboratorios estatales de vigilancia, en particular en las unidades médicas que vigilan las enfermedades respiratorias, como parte del sistema Centinela.
Por su parte, Rocío García Pérez, titular del Sistema Nacional DIF, reiteró las acciones que deberán realizar los deudos de quienes han fallecido en México por Covid-19 para recibir el apoyo por gastos funerarios. Recordó que la página electrónica para registrarse estará disponible a partir del 2 de diciembre.

Bolivia: ¡ojo con los autonomistas de Santa Cruz!

José Steinsleger
Las historias mejor conocidas del Estado plurinacional de Bolivia tuvieron lugar en la región del altiplano y valles andinos (450 mil 569 kilómetros cuadrados, 8.5 millones de habitantes). Y las menos conocidas en la región oriental de la llamada Media Luna (648 mil kilómetros cuadrados, 3.5 millones de habitantes).
Los nueve departamentos bolivianos han padecido, literalmente, los traumas históricos de una sociedad partida. En los del Altiplano predomina el espíritu democrático, y en los de la Media Luna (Santa Cruz, Pando, Beni), el espíritu retrógrado. Regiones que cargan con lecturas disímiles en torno a las nociones de Estado, soberanía y nación.
En términos relativos, la historia política de Santa Cruz de la Sierra empezó a mediados del siglo pasado. En 1950 el departamento representaba apenas 3 por ciento del PIB del país. Y hoy, con base en la actividad agropecuaria, forestal, minera y de hidrocarburos, más de 30 por ciento.
El ubérrimo territorio cruceño ocupa una superficie levemente menor que la de Alemania (y una población 54 veces inferior) y su potencia económica condiciona a toda Bolivia: 26 por ciento de las exportaciones globales, 60 de las no tradicionales, 70 de las agroexportaciones, y más de 70 por ciento de los alimentos.
Una economía relativamente próspera, pero en manos de oligarquías que heredaron “siglos de prejuicios, intolerancia, eugenesia, endogamia institucional y un ethos feudal y caciquista que siempre miró con desdén a ‘los indios’ […] convencida de estar en un país que le pertenece, y que nunca renunció al separatismo” (Guillermo Delgado P., Memoria, número 235, México, abril/mayo 2009).
Por otro lado, la codicia del capitalismo internacional siempre miró a Bolivia con atención. Por ejemplo, el 2 de marzo de 1959, la revista estadunidense Time publicó una crónica en la que proponía la polonización del país andino amazónico. Esto es, desaparecerlo, desmembrarlo y borrarlo del mapa para ser dividido entre sus vecinos.
Tono levemente similar al empleado en 1977-78 por varios medios estadunidenses, proponiendo a Bolivia como un posible destino para los africanos blancos de Sudáfrica, Rodesia y Namibia. Corrían los años del dictador Hugo Bánzer, y una compañía apócrifa llamada Anglo Bolivian Cattle Co (con dirección en Vermont) ofrecía tierras baldías para su venta, tasando 2.4 hectáreas de tierra del oriente boliviano, en 18 dólares ( Financial Times, 8/2/77; Wall Street Journal, 3/6/76, y The New York Times, 14/12/74).
Bolivia tiene una larga experiencia en esto de perder territorio a manos de los vecinos más fuertes o del accionar mediático de las corporaciones trasnacionales. Nació a la vida independiente con 3 millones de kilómetros cuadrados, y en la actualidad cuenta con poco más de un millón. En la Guerra del Pacífico o del salitre, Chile la dejó sin mar (1879-84); en la del Acre o del caucho Brasil la despojó de 254 mil kilómetros cuadrados (1899-1903), y en la del Chaco (1932-35) perdió 100 mil a manos de Paraguay.
El autonomismo torcidamente entendido, y los mitos racistas de la cruceñidad han sido parte del arsenal separatista lunático. En mayo de 2008, las autoridades de la región organizaron por su cuenta una consulta autonomista. Previo a ella pobladores andinos que habitan en Santa Cruz, Pando y Beni (además de Sucre) fueron brutal y selectivamente asaltados por hordas que vestían camisas negras y usaban la esvástica como emblema.
El sí en favor de la autonomía regional fue aprobado por 85.6 por ciento en la ciudad capital de Santa Cruz. El gobierno de Evo calificó de ilegal la consulta y, para aliviar la tensión, puso en juego su mandato convocando a un referendo revocatorio. Evo fue plebiscitado con más 67 por ciento de los votos.
De un lado, júbilo popular con el triunfo reciente del Movimiento al Socialismo (MAS) y el retorno de Evo a su patria. Y, por el otro, sería suicida subestimar, a estas alturas, el irredento odio racial que subyace en vastos sectores de la sociedad boliviana, los de la Media Luna, en particular.
“Este triunfo lo vivo con conciencia de pueblo, porque con el pueblo no se juega…”, expresó el joven Orlando Gutiérrez, secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros, al conocer que en los comicios del 18 de octubre el MAS había cosechado 55.11 por ciento de la votación (3 millones, 397 mil votos).
Y en el polo opuesto, Luis Fernando Camacho, líder fascista y flamante senador por Santa Cruz, quien, crucifijo en mano, leyó un mensaje amenazador tras los resultados obtenidos por su partido, Creemos (14 por ciento, 862 mil 186 votos): No permitiremos que nuestro pueblo sea procesado ni perseguido por levantarse contra la tiranía (sic).
El golpismo boliviano no descansa. Luego de la victoria del MAS, Orlando Gutiérrez fue atacado por una patota fascista y días después falleció en un hospital de La Paz, a causa de los golpes recibidos. Hombre clave en el apoyo de la Confederación Obrera de Bolivia (COB) al MAS, Orlando sonaba para ministro de Trabajo del presidente Luis Arce Catacora.

G-20: egoísmo, pobreza y desprecio a la vida
Francisco Colmenares
Hoy, después de un año, la extraña enfermedad, como fue el diagnóstico ante el primer caso de Covid-19 en la provincia china de Wuhan, la pandemia se ha extendido a todo el planeta y rebasa la cifra de 57 millones de contagiados y casi un millón 400 mil fallecimientos. En aquellos países que presumen ser los más ricos del mundo, agrupados en el G-20, con 66 por ciento de la población mundial y alrededor de 85 por ciento del producto bruto mundial, se concentra también la mayor tragedia a causa del Covid-19 con 72 por ciento del total de la población contagiada y 74 por ciento del total de fallecimientos en el mundo.
Tres olas se distinguen en la propagación de esta pandemia. La primera abarcó principalmente a las economías de los principales países capitalistas; a finales de mayo de 2020, las tres cuartas partes de los contagiados en el mundo se localizaban en países integrantes del G-20. La segunda, cuando los principales países capitalistas de Europa buscaban recuperar su normalidad, se concentró por su magnitud y dinamismo en dos economías emergentes, con niveles de pobreza y desigualdad más grandes del mundo: Brasil e India. En la actual, la tercera ola, la propagación se ha intensificado en Estados Unidos y en países del continente europeo.
Después de culparse como responsables de esta pandemia los gobiernos de Estados Unidos y China, cada uno, al igual que algunos de los principales gobiernos capitalistas del G-20, como Rusia e Inglaterra, se volcaron, sin coordinación, a emprender acciones para detener la propagación de la pandemia y desarrollar investigación para producir una vacuna. Sin vacuna disponible todavía por ningún país, sin la protección necesaria y con el argumento de que la inactividad laboral puede ocasionar estragos económicos y de hambre mayores a la pandemia, como esgrimieron Donald Trump y Jair Bolsonaro, la mayoría de los gobiernos del G-20 aceptaron reabrir las actividades económicas.
Los resultados están a la vista. Del promedio de 600 mil personas contagiadas por día a escala mundial, desde la segunda semana de noviembre, 80 por ciento ya les corresponde a las naciones integrantes del G-20, de las cuales 10 presentan cifras de contagio acumuladas por arriba de un millón de habitantes, como es el caso de México, hasta 11 millones 500 mil, como es el caso de Estados Unidos.
La mayor propagación y efectos dañinos de la pandemia del Covid-19 se ha concentrado en la población trabajadora y más pobre del planeta. La protección, los sistemas e infraestructura para la salud, con algunas excepciones como China, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, Cuba, evidenciaron una fragilidad extraordinaria y, en muchos casos, en repetidas ocasiones, como está sucediendo nuevamente en España y Francia, han sido desbordados por la magnitud de la demanda. Los apoyos que se han brindado por algunos países como China, Rusia y Japón, no fueron parte de un plan ni de medidas de una estrategia unida para hacer frente a esta crisis sanitaria que azota a la población mundial.
La incompetencia, soberbia, ignorancia, desprecio al conocimiento científico y a la vida humana requiere de otros gobiernos y foros de coordinación. Cancelar el confinamiento no debe ser disyuntiva entre el dinero y la vida. Reincorporarse al trabajo para millones de trabajadores o mantenerse en él como trabajador por su cuenta o informal, en las condiciones actuales en que el virus está por doquier y embozado, significa arriesgar la vida.
Frente a la demanda del capital para reiniciar las actividades laborales, la opción debe ser la vida, no el dinero. Más aún, debe pugnarse por establecer sistemas impositivos donde se concentra la riqueza y hay dinero, en el gran capital; garantizar el empleo permanente; prohibir el outsourcing; establecer seguro de desempleo; protección a los migrantes; prohibir y cancelar todas las decisiones de bloqueo o boicot económico, como los que aplica Estados Unidos contra Venezuela, Cuba, Irán, Siria; establecer acuerdos estatales de coordinación y cooperación científica en materia de salud, alimentación y medio ambiente, y garantizar el suministro gratuito y universal de la vacuna contra el Covid-19.
Vivimos tiempos extraordinarios de crisis y rebeldía. Pugnemos desde México y en todos los foros, como el G-20, para que nuestra experiencia no se quede anclada en la simulación o en la visión que anticipó Walter Benjamin en 1933: En la gran pobreza que ha cobrado rostro de nuevo y tan exacto y perfilado como el de los mendigos en la Edad Media (Walter Benjamin, Experiencia y pobreza, 1933).

México SA

Rosario Robles: que siempre sí // Va por Videgaray; salva a Peña
Carlos Fernández-Vega
Que siempre sí, Rosario Robles está dispuesta a reconocer su participación y responsabilidad (siempre negadas a lo largo de sus 15 meses de reclusión en Santa Marta Acatitla) en la multimillonaria estafa maestra y, en consecuencia, pretende subirse al cada día más lleno camión de testigos protegidos y/ o colaboradores, de tal suerte que está dispuesta a dar santo y seña sobre cómo se cocinó ese saqueo –uno de tantos– a la nación.
A la ex secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en el sexenio de Peña Nieto le dieron ganas de cantar y no porque tenga una bella voz, sino porque, después de muchos intentos fallidos por obtener su libertad, es el único recurso legal que tiene para seguir su proceso en prisión domiciliaria, siempre y cuando –como lo hace Emilio Lozoya– lo que testifique sea verídico y comprobable e involucre a otros personajes beneficiarios de la estafa maestra. Y el catálogo de ladrones de cuello blanco es inagotable.
Desde el día mismo de su encarcelamiento (13 de agosto de 2019) la ex funcionaria peñanietista amenazó con encender el ventilador y salpicar boñiga por doquier, siempre con el objetivo de evitar la cárcel o aminorar su condena. Y como muestra un botón: el ex secretario de Hacienda José Antonio Meade tuvo conocimiento de las irregularidades detectadas en la Sedesol al recibir el acta de entrega-recepción cuando tomó posesión de esa secretaría; sí informé al ex presidente Peña Nieto (de la estafa maestra). A partir de entonces, ha hecho circo, maroma y teatro en su fallido intento de librar la cárcel, pero nada le resultó, hasta que Emilio Lozoya puso el ejemplo y ella dijo ¡presente!
Ahora, por medio de sus abogados, Rosario Robles dice estar dispuesta a denunciar a Luis Videgaray “por el presunto desvío de recursos destinados a campañas políticas entre 2012 y 2018 en favor de candidatos del PRI, además de la estafa maestra” ( La Jornada, César Arellano García).
Por cierto, ¿quiénes fueron los candidatos presidenciales en esas campañas? ¡Sorpresa! Enrique Peña Nieto (2012) y José Antonio Meade (2018), y en ambas destacó la presencia de Luis Videgaray, acompañado (al menos en la segunda) por Aurelio Nuño, Eruviel Ávila, Vanessa Rubio, Alejandra Sota (la pinche Sota, como diría Josefina Vázquez Mota, personaje éste que tarde que temprano será embarrada, aunque de hecho ya lo está), Alejandra Lagunes y Emilio Suárez Licona, entre otros.
Sin embargo, de acuerdo con la versión de los abogados de Robles, ya surgió el primer pero (se respeta la sintaxis): “la maestra ya lo manifiesta directamente hoy, va darse toda la información que requiera el Estado mexicano para llegar a cualquier cuestión relacionada a irregularidad o movimiento de cualquier tipo de recursos o instrucciones que tuvieron que tener con Videgaray … al ex presidente Peña no se le va a buscar de ninguna manera porque no hay ningún tipo de vínculo que llegue por parte de la maestra a él; todo es Luis Videgaray” (ídem).
Sobre Robles pesan tres acusaciones que la pueden mantener de por vida en la cárcel: delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y ejercicio indebido del servicio público, de tal suerte que si desea prisión domiciliaria y trato preferente tiene que involucrar y comprobar la participación del novio de Tania. Y de allí para abajo. En vía de mientras, la clase política suda copiosamente, porque de una u otra suerte la mayoría está embarrada (en el sentido judicial y médico) en cualquier cantidad de chanchullos.
El problema de todo esto es que con el ritmo que llevan los ex funcionarios acusados de corrupción (todos intentando treparse al camión de los testigos protegidos y/o colaboradores), nada más falta que al final de cuentas los mexicanos en su conjunto sean declarados culpables del saqueo, mientras los verdaderos ladrones de cuello blanco siguen en lo suyo.
Las rebanadas del pastel
En México la verdadera oposición a la 4-T es el poder económico; los supuestos partidos políticos y demás organizaciones son simples bufones, y muy malos, por cierto.
cfvmexico_sa@hotmail.com

Negocios y empresas
Millones de tiendas en un solo espacio
Miguel Pineda
Si usted acostumbra visitar algún centro comercial le parecerá una locura imaginar un lugar donde se concentren millones de vendedores que compiten entre sí y que ofrecen todo tipo de productos, aún los más inverosímiles o difíciles de conseguir. Pues ese mercado existe y desplaza a centros comerciales, supermercados y negocios de todo tipo. Se trata de las plataformas en Internet dedicadas a la venta y entrega de productos hasta la puerta de cada vivienda.
El mayor innovador es Jeff Bezos, de Amazon, quien entendió que si entregaba libros a la puerta de la casa podía hacer lo mismo con otros productos, aún con los que requieren un cuidado especial como medicamentos. De hecho, en estos días abrió Amazon Pharmacy y las acciones de las cadenas de farmacias tradicionales bajaron.
En América Latina la plataforma local que crece más rápido es Mercado Libre, con 2 millones de vendedores y ya supera en valor a Walmart, la cadena de supermercados más grande del mundo.
Las implicaciones comerciales de esta nueva forma de vender es el desplazamiento de miles de comercios establecidos que pierden a sus clientes tradicionales, por lo que se van a la quiebra. En contraparte, las compras en línea abren las puertas de un amplio mercado a los pequeños empresarios. Hasta personas físicas como electricistas, plomeros, carpinteros pueden ofrecer sus servicios por Internet o en alguna plataforma específica y con un celular acceden directamente al cliente potencial. En este sentido podemos hablar de un proceso de democratización de los servicios y ventas de mercancías, ya que cualquiera puede participar en estas nuevas cadenas comerciales, desde las grandes empresas hasta los microempresarios.
Es tan grande la presencia de plataformas como Amazon que tiendas departamentales y centros comerciales cierran sus puertas en EU y las grandes empresas de Internet adquieren sus instalaciones para convertirlas en almacenes y centros de distribución, con el objetivo de entregar las mercancías en el menor tiempo posible. Este cambio genera nuevos hábitos en la población que se había acostumbrado a visitar centros comerciales no sólo para comprar sino también como una forma de entretenimiento. Sin duda vivimos una revolución impulsada por la pandemia que modifica radicalmente la manera de comprar y vender.
miguelpineda.ice@hotmail.com